Actualización de Balances

La ley 16/2012 ha introducido una serie de modificaciones sustanciales en el ámbito tributario. Una de ellas es la relativa a la nueva regulación en materia de Actualización de Balances.

¿Quiénes pueden optar por la actualización?
En su artículo 9 establece el derecho a acogerse voluntariamente a la actualización de valores a los siguientes sujetos:
–          Sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades.
–          Contribuyentes del IRPF que desarrollen actividades económicas  y lleven contabilidad según las normas del código de comercio o estén obligados a llevar libros registro de su actividad.
–          Contribuyentes del IRNR (renta de los no residentes) con establecimiento permanente.
 Para los supuestos de empresas en régimen de consolidación fiscal, se practicara la actualización en régimen individual.
Bienes acogidos a la actualización de balances.
            Se podrá actualizara el valor de:
a)      Los elementos de inmovilizado material y las inversiones inmobiliarias situadas tanto en España como en el extranjero. Para los contribuyentes no residentes, estos elementos deberán estar afectos a su establecimiento permanente en España.
b)      Los elementos de inmovilizado material y las inversiones inmobiliarias adquiridos en régimen de arrendamiento financiero, quedando condicionados los efectos de la actualización al ejercicio de la opción de compra.
c)      Los elementos patrimoniales correspondientes a concesiones registradas como activo intangible por las empresas concesionarias siempre que éstas apliquen los criterios contables de adaptación del PGC a las empresas concesionarias de  infraestructuras públicas (OM EHA/3362/2010). La actualización se ha de referir necesariamente al conjunto de elementos y sus amortizaciones, salvo para el caso de los  inmuebles en los que se podrá optar por su actualización de forma independiente y en los que se distinguirá entre valor de suelo y valor de la construcción.
¿Cómo practicar la actualización?
1.      Se tomará como referencia el primer balance cerrado con posterioridad al 28 de diciembre de 2012.
2.      El importe de las revalorizaciones contables se llevara a una cuenta de fondos propios: Reserva de Revalorización. (para el caso de sujetos pasivos de IRPF la revalorización se recogerá en el libro registro de bienes de inversión).
3.      El tiempo de que se dispone para efectuar la actualización es:
a)      Para los sujetos pasivos en el I. Sociedades: en el periodo comprendido entre la fecha de cierre del balance y el día en que finalice el plazo para su aprobación por el órgano competente de la sociedad.
b)      Para las personas físicas: en el periodo comprendido entre el 31/12/2012 y la fecha de finalización del plazo voluntario para la presentación de la declaración del IRPF del ejercicio 2012.
4.      La actualización se realizara aplicando los coeficientes que se recogen en el art.9.5 de la Ley 16/2012.
5.      Si los bienes que van a ser objeto de actualización ya lo fueron al amparo del RD LEY 7/1996, la nueva actualización se realizara sobre los valores previos a aquella.
6.      La amortización del incremento neto derivado de la actualización, se practicara a partir del primer periodo impositivo que se inicie después del 1/1/2015, y durante los años que le resten de vida útil.
7.      El valor actualizado nuca podrá ser superior al valor de mercado.
GRAVAMEN
            Uno de los mayores atractivos de esta nueva actualización de balances es la reducida carga fiscal que se le aplica.
Así, el art.9.8 de esta ley establece un gravamen único del 5% sobre el importe de la actualización.
El importe de este gravamen no se considerará cuota del impuesto (I. Sociedades, IRPF o IRNR según cada caso), se incluirá dentro de la cuenta Reserva de Revalorización, y no tendrá la consideración de gasto fiscalmente deducible.
El hecho imponible se entenderá realizado:
–          Personas jurídicas: cuando se apruebe el balance por el órgano competente. Este gravamen es exigible el día que se presente la declaración correspondiente al periodo impositivo al que corresponda el balance que recoja la actualización.
–          Para los contribuyentes del IRPF el gravamen se exige cuando se presente la declaración correspondiente al periodo impositivo de 2012.
En ambos casos el gravamen único se autoliquidará e ingresará junto con la declaración de estos impuestos (IS, IRPF y IRNR) a través de un modelo de declaración que ha quedado pendiente de aprobación a través de Orden Ministerial del Ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.
Por último destacar que el importe de la actualización que se realice está sometido a comprobación. La Administración Tributaria deberá aceptar dicho importe y, en caso de reducirlo, proceder de oficio a la devolución del exceso de gravamen que se hubiera satisfecho por el sujeto pasivo.